miércoles, 20 de mayo de 2009

Sobre la Tela de una Araña

Un elefante se columpiaba
sobre la tela de una araña,
como veía que resistía
se paró a llamar a otro elefante...
Despierta en este instante, mujer,
y desnúdame la cena,
esta noche vengo hambriento,
y me conformo tu cuerpo,
ya te he visto abrir un ojo
y su brillo te delata,
hasta puedo oler el miedo
que se escapa de tus piernas
¡No pretendas engañarme!

Prisionera de mi amor.
Dos elefantes se columpiaban
sobre la tela de una araña,
como veían que resistía
fuerona llamar a otro elefante...
¡Cállate, pendejo
Que me duele la cabeza
y ya duermen nuestros hijos;
desde ahorita te lo advierto:
si despiertas al pequeño
serás tú quien lo consuele
que ya debe acostumbrarse
a tus besos de borracho
pa que pronto así comprenda
que su padre no da más...
Tres elefantes se columpiaban
sobre la tela de una araña,
como veían que resistía
fueron a llamar a otro elefante...
¿Todavía te atreves
a desafiar a tu marido?
Esta casa es mi castillo,
todo aquí me pertenece
y por eso soy tu rey.
Vaya rey de poca monta
sin cuidado por su reino,
pues malgasta su dinero
embrutecido en la taberna
entre putas y amigotes...
Cuatro elefantes se columpiaban
sobre la tela de una araña,
como veían que resistía
fueron a llamar a otro elefante...
Poco das para la casa,
nada das para tus hijos,
ya no hablemos del cariño,
mucho menos del respeto
que me empuercas las cobijas
y mi cuerpo con tus manos.
Siempre llegas a “palacio”
alcoholizado en torpe hombría
pa montarme cual vil yegua
¡A saciarte en otras hembras!
Cinco elefantes se columpiaban
sobre la tela de una araña,
como veían que resistía
fueron a llamar a otro elefante...
¡Calla, perra inmunda!
Que tu ley es mi palabra
y si yo te ordeno un salto
tú preguntas qué tan alto
estirando bien las ancas;
que por eso eres mujer;
que por eso me he casado;
yo por ti bien he pagado.
¡No reclames, tú, de putas,
pueden ser de tu familia!
Seis elefantes se columpiaban
sobre la tela de una araña,
como veían que resistía
fueron a llamar a otro elefante...
Aunque golfa me creíste
fui doncella cuando novios,
fui princesa, fui tu premio
y tu reina hasta el altar.
Puta fui tras el “acepto”.
¿Cómo habría de tratarte
si me pones bien los cuernos?
¿o es que acaso crees que ignoro
que me engañas con cualquiera
en cuanto salgo de la casa?
Siete elefantes se columpiaban
sobre la tela de una araña,
como veían que resistía
fueron a llamar a otro elefante...
Si te trato cual ramera
bien lo tienes merecido.
Que tus hijos se despierten
que conozcan a su madre
que no sabe hacer las cuentas
y por eso es que ha parido.
Por salvar tu pinche nombre
te brindé yo mi apellido;
aun dudando del esperma
que engendrara aquellos niños.
Ocho elefantes se columpiaban
sobre la tela de una araña,
como veían que resistía
fueron a llamar a otro elefante...
Ocasiones me han sobrado
y no me faltan los motivos:
tu lujuria, tu alcoholismo,
tus golpizas y tus celos;
por decir pocos ejemplos.
Si de bruta se me acusa
bien acepto los castigos,
pues tan sólo una pendeja
aceptaría la semilla
de este sapo disfrazado.
Nueve elefantes se columpiaban
sobre la tela de una araña,
como veían que resistía
fueron a llamar a otro elefante...
Pues si tanto te molesta
te me largas ahora mismo
y te llevas a esos hijos
producto del chantaje
que me tiene aquí a tu lado.
¡Maldigo, yo, mis labios
por haberse a ti entregado!
Y si mis hijos con castigo:
¡Maldigo, pues, mi vientre
por habértelos parido!
Diez elefantes se columpiaban
sobre la tela de una araña,
como veían que resistía
fueron a llamar a otro elefante...

Entre tantas maldiciones,
arañazos y maltratos,
escondido en una esquina
con la entraña destrozada
un pequeño lloriqueaba.
Mientras tanto, una nena,
la mayor de los hermanos,
con los oídos en sus manos,
se mecía lentamente
canturreando una canción:

Once elefantes se columpiaban
sobre la tela de una araña,
como veían que resistía
fueron a llamar a otro elefante...

-MJM (Debe ser de por ahí del 2002)


Este pinche drogadicto de letras apestosas y mano cosquilluda me memeó. Esto, para los no iniciados, es seguir estas pequeñas instrucciones:

1.- Ve a la cuarta carpeta en tu computadora, o donde almacenes tus fotografías
2.- Elige la cuarta fotografía de esa carpeta
3.- Explica la fotografía
4.- Escoge a 4 personas para que hagan lo mismo

SupIsa.jpg

La imagen corresponde al un homenaje ke le hicimos al Silvio, hace un par de años en el Foro Ana María Hernández, ahí, pegadito al Frida Kahlo en Coyoacán.
Fue la primera vez que utilicé al energúmeno disfrazado de payaso para hacer el chou y creo ke funcionó a toda madre.
Ahí estoy echándome Sobre la Tela de una Araña acompañado en las percusiones corporales arrítmicas por Adolfo Ramírez (a mi diestra), y en el taco de ojo, Isabel a mi siniestra.
Cabe resaltar ke al final de chou, la perrada se abalanzó a la dama, a quien nadien conocíamos, con el fin inicial de quererla conocer y, seguramente, quererla querer.
Ahí los tenías dándoles sus datos, tarjetitas mamomas, teléfonos, recaditos, postales de amor para que la nena de muy bien ver, se las recibiera... pero el único que tuvo la brillante idea de sacarle su mail fue el sujeto disfrazado de payaso disfrazado de poeta, o sea: YO (pendejos, ¿de veras creyeron que ella les iba a llamar? No, no les voy a correr su meil).

Como las reglas del Memeo dicen pegar la roña a otros 4, les doy su bajón de choya pa que se peguen sus chivos a: María Marioneta, Mamacita Roja, El Mostro Molina, El Sup. Dense unas vueltecitas, ora que es temporada de mayates, por sus blogs y les dejan mis mentadas por tenerlos descuidadones.

3 comentarios:

Ego sum qui sum dijo...

No mames!!! Qué chingón!!

m. Isaac. V.R. dijo...

es reclicleitor pinchi moro.
Mejor compro tu disco, o descargo tu libro de la tortillería.
Un abrazo, hojaldra.

Morocco dijo...

Maik:

Deja lo chingón, ¡lo chida ke estaba la morra!

Marihuas:
No llego a esos niveles de semiótica.