martes, 6 de octubre de 2009

A la Hora del Tedio

A la hora del tedio,
mientras el imbécil de tu marido
mira la televisión en la sala,
—como si pasaran algo mejor que en tu escote—
viste tu mejor sonrisa,
déjale una nota en el buró
y dibújale unos cuernos en su foto.

Yo te esperaré en nuestro bar
con dos tragos de arcoiris en la barra
y algo más fuerte en la boca.

Tú sólo sacúdete bien la hora del tedio al llegar,
olvida tus dramas de esposa
y saquemos la baraja
para jugar algo que nos encuere
y emborrache.

Hay en tu piel algo que no recuerdo,
habrá que pulirla con manos de agua
y desflemarnos el corazón
trenzándonos hasta sudar de cansancio
y derramándonos en azul y risas.

Cuando dos hilos de humo
desdibujen el rubí de los cigarros
apagaré la tele en la sala
y te diré "cabrona" con una sonrisa
mientras miro mi foto de imbécil
con los cuernos que me dibujaste
a la hora del tedio.

2 comentarios:

ANYELYT.. dijo...

Lindo y profundo.
SALUDOS niño.

Kalampote dijo...

JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA!
Este si me hizo mucha gracia.. imagine tu foto con dos grandes cuernos de luna pintados con labial rojo XD